Nuestro Jardín sigue educando

Por:Erica Vivas Ana Ludmer



APRENDER EN TIEMPOS DE PANDEMIA: REFLEXIONES DESDE EL NIVEL INICIAL SOBRE LOS DESAFÍOS EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Quien educa debe ante todo humanizar, educar es desarrollar en todos los individuos su potencial más profundamente humano. Es impulsar sin prisa pero sin pausa el descubrimiento del mundo y el ejercicio de la propia habilidad para descubrirlo y recrearlo. Es contagiar esperanza, pensar en "la posibilidad de lo imposible", para lograr un mundo más feliz y con menos grietas.

 Educar es también iniciar el viaje de la vida abriendo horizontes y mostrando caminos. Pero no todo es tan simple y menos en esta época que nos toca hoy, de vivir una pandemia mundial. Tantos meses  sin encontrarnos con un abrazo, sin transitar juntos la sala compartiendo dibujos,  palabras, caricias, miradas, juegos, saberes en formas de letras y números, de historias, de cuentos y poesías, sin compartir meriendas,  se extraña cada día un poquito más y las búsquedas para encontrar tiempos y espacios en las pantallas se hace una necesidad imperiosa para el encuentro.

Este momento nos pone frente a la necesidad de buscar nuevas formas de expresar gestos, de comunicarnos, de entusiasmar y de despertar el deseo de conocer , de reestructurar nuestra planificación, mientras transitamos el camino de la virtualidad, que resulta  complejo  ya que los niños por sí solos no usan celulares,  ni  computadoras. Es por eso que es imprescindible  destacar  la disponibilidad de las familias para hacer de puentes entre los docentes y los niños, ya que sin las familias nuestras propuestas se desvanecerían.

La metodología que adoptamos en el Jardín de Infantes Municipal “Arco Iris” tiene como propósito, priorizar el vínculo con los niños y sus familias, generando puentes virtuales de contención y acompañamiento. Las propuestas  abordan actividades de todas las áreas de enseñanza pero intentan priorizar el juego como actividad predominante en el nivel inicial. Las actividades son planificadas por los equipos docentes de las secciones de tres y cuatro años, se elaboran distintas actividades que mensualmente son entregadas a las familias, junto a los materiales necesarios para su realización, también semanalmente cada docente envía un video invitando a los niños y niñas a llevar a cabo cada actividad.

Con el fin de poder establecer una comunicación más fluida , cada docente se comunica mediante un grupo de whatsapp conformado por las familias de cada sala, el día a día del Jardín se ha reinventado, estableciendo así una dinámica para estar en contacto con nuestros alumnos, acercándonos a ellos de una manera nueva y desconocida ,pero estando presentes; dándonos tiempo, construyendo nuevas formas de relacionarnos, y tratando de no  interrumpir los procesos familiares y personales que  todos estamos transitando.

Hoy como educadores nos vemos movilizados, sabemos que ver, escuchar y abrazar a nuestros alumnos y alumnas es irreemplazable, este tiempo que transitamos nos deja con más dudas que certezas pero creemos que es importante sostener la esperanza. Esperanza que tiene forma de infancia, lo cual  no significa aguardar pasivamente, sino construir una esperanza activa, dinámica y comprometida, que nos posibilita soñar nuevos sueños, junto a la comunidad educativa del Jardín, que nos alienten a seguir asumiendo desafíos , construyendo nuevas prácticas, y por sobre todo a seguir intentándolo.